gtag('config', 'UA-140135221-1');

Al oír hablar de Design Thinking, o de Human Centered Design, muchas veces surge la duda: ¿Es lo mismo? En realidad son muy similares e incluso sus orígenes se entrelazan.

Casos de éxito en la implementación a nivel municipal: Empatía vs Suposiciones. Como se mencionó en la primera parte de esta serie: La aplicación de la metodología Lean Startup en el sector Público; es posible transformar la manera tradicional en la que los gobiernos trabajan, apoyándose en metodologías de innovación.

Muchas personas me preguntan sobre qué es la innovación social, al responder trato de que sea lo más simple y preciso. Puesto que, la innovación social es un término utilizado en algunas ocasiones de manera indistinta por innovación frugal, innovación abierta o incluso por emprendimiento social.

El Design Thinking se ha utilizado por más de diez años para potenciar la innovación social y su aplicación ha ido evolucionando.En un inicio se propuso como una herramienta para proponer soluciones con enfoque en los usuarios; Después,  los innovadores sociales empezaron a apropiarse del Design Thinking. Actualmente se están explorando sinergias entre el Design Thinking y pensamiento sistémico, para entender problemas complejos y proponer soluciones con mayor impacto.

Este estudio explora la convergencia entre el sector social, la innovación y las tecnologías de información y comunicación y su enorme potencial a la hora de resolver las disparidades económicas y los retos sociales y ambientales más críticos actualmente en América Latina. El análisis se desarrolla desde la perspectiva de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La metodología Lean Startup de Eric Ries, nació con el objetivo de validar productos o servicios mediante experimentos rápidos que permitan probar empíricamente una hipótesis, obtener retroalimentación de los posibles clientes y y así saber si estamos en la dirección adecuada o es momento de hacer modificaciones.