gtag('config', 'UA-140135221-1');

La innovación Social

Martha Leticia Silva Flores, Profesora de la Subdirección de Información Académica del ITESO y directora del CISAI, Centro Socail de Alto Impacto de Jalisco.

Muchas personas me preguntan sobre qué es la innovación social, al responder trato de que sea lo más simple y preciso. Puesto que, la innovación social es un término utilizado en algunas ocasiones de manera indistinta por innovación frugal, innovación abierta o incluso por emprendimiento social o empresa social; esto se debe probablemente a que la escuchamos en diferentes contextos y ámbitos: político, social, económico, etc. y siempre es bienvenida, por lo tanto, es muy utilizada porque difícilmente alguien se opondría a algo innovador enfocado a un valor social.

Sin embargo, es importante distinguir estos términos, aquí refiero a elementos pragmáticos para distinguirlos:

La innovación frugal, cuando se habla de este tipo de innovación se habla desde un paradigma de “innovación por imitación” que pone al centro la base de la pirámide. De entrada, responde a la falta de recursos financieros, materiales o institucionales, pero ha convertido esas limitaciones en oportunidades, adaptando la tecnología a partir de tres etapas: primera, el modelamiento de la funcionalidad; segunda, el estudio del impacto del producto y su funcionalidad; tercera, optimización de la innovación. Es decir, nace de la optimización en cuanto usabilidad, robustecimiento, diseño básico, producción y calidad de una innovación original que se imita y mejora para ofrecer productos y servicios a un mercado en la base de la pirámide en búsqueda de una mayor inclusión social, “hacer más con menos”.

La innovación abierta es un paradigma emergente que pone al centro a las organizaciones. Este tipo de innovación aprovecha el uso de los recursos internos y externos para llevar a cabo sus procesos de innovación. Uno de los principales impulsores del concepto de innovación abierta es Henry W. Chesbrough.  El autor propone que las ideas puedan circular dentro y fuera de la empresa. Es decir, “la empresa hacia la sociedad y desde la sociedad”.

La innovación social tiene sus inicios en el cuestionamiento del paradigma tecno-económico, en donde la innovación surge de las relaciones del capital y del mercado, se centra en éste último y promueve el desarrollo económico mediante el progreso técnico; el innovador es considerado como un recurso y su conocimiento como capital. En cambio, en el paradigma social la innovación nace de una construcción social, es producto de las relaciones de actores que promueven la transformación, desarrollo y articulación de las capacidades sociales, se centra en el factor humano y social como el principal promotor y fuente de dirección del desarrollo.

En el CISAI entendemos la innovación social como una solución integral a problemáticas sociales que emergen en espacios de intervención que funcionan como puntos de apalancamiento en el sistema para generar un dinamismo diferente en él e impulsar un cambio positivo en la sociedad. Para nosotros la innovación social es un proceso creativo que puede valorarse por el impacto que tiene en términos de agencia en los actores y la capacidad de provocar modificaciones estructurales en el ecosistema.

Así, queridos lectores hemos diferenciado con elementos claves diferentes tipos de innovación que algunas veces se confunden, pero son sustancialmente diferentes.  En nuestra próximo CISAI relata, les seguiré hablando sobre la diferenciación de la Innovación social con el emprendimiento social, la empresa social y la responsabilidad social. ¡Espérenlo les encantará!